El Chavo del 8 1975 03×12 El cumpleaños de Quico

Es el cumpleaños de Quico y este quiere invitar a La Chilindrina a su fiesta, cosa con la que Doña Florinda no está de acuerdo, y le dice que debería invitar a otra clase. Quico le dice que, cuantos más niños vengan, sería mejor. Ahí, Doña Florinda comprende que Quico era tan bueno que quería compartir su alegría con todos. Pero Quico afirma que, mientras más niños invitara, más regalos le traerían. Y que compartiría su alegría siempre y cuando llevaran regalos, y que si no traían regalos, Quico iba a compartir su coraje. Pero Doña Florinda le comenta que, siendo un niño bueno, no tendría que pensar así, porque si no no invitaría a La Chilindrina, que no le llevaría nada a su fiesta. Entonces, Doña Florinda invita personalmente a La Chilindrina a la fiesta de cumpleaños de Quico, mientras este quiere invitar al Chavo.

Más tarde La Chilindrina se encuentra con el Chavo y le dice que le va a comprar el regalo de cumpleaños a Quico y que este no lo quería invitar a su fiesta por envidioso y grosero. En ese momento Quico sale de la casa a decirle al Chavo que se olvidaba de decirle algo, pero el Chavo, enojado por lo que le dijo La Chilindrina, lo golpea haciendo que se le olvide lo que le iba a decir. Al escuchar los gritos de Quico, Don Ramón sale a preguntar qué es lo que pasa y también aparece Doña Florinda, Quico le dice a su mamá que lo agarraron a patadas, lo que hace que Doña Florinda se enoje con Don Ramón y este luego con el Chavo. Cuando el problema termina y todos se van, la Chilindrina le dice al Chavo que Quico no quiere invitarlo porque se come todos los sandwiches y sale a comprarle su regalo. Quico vuelve a salir de la casa y le pregunta al Chavo si quería jugar con él a la pelota, pero el Chavo le dice que no tiene ganas. Luego el Chavo le dice a Quico que una vez fue a una fiesta de cumpleaños, que comió poco y que antes se olvidaron de invitarlo. Pero Quico le dice que él fue a muchas, que comía mucho y que los niños que se olvidaron de invitarlo son unos tontos. Después llegan La Popis y Ñoño con regalos para Quico por su cumpleaños, el Chavo se sintió mal porque no lo mencionaron como invitado en la fiesta e intenta irse, pero Quico lo detiene preguntándole si quería ir a su cumpleaños, pero El Chavo le explicó que no tenía dinero para comprarle un regalo. Quico le dijo que El Chavo era el que más le importaba que viniera a su fiesta, si no no tendría a quien presumirle sus regalos. Más tarde, comienza la fiesta en la casa de Quico y todos empiezan a discutir sobre si primero iban a comer o jugar a las adivinanzas: Ñoño, La Chilindrina y El Chavo querían comer y La Popis y Quico querían jugar, y siguieron discutiendo y discutiendo, y Doña Florinda llegó para decirles que la comida ya estaba lista. Entonces, todos se sientan a comer y charlan entre sí. Ñoño le discute a Quico que no iba a venir más a su fiesta por todo lo que le hizo, y El Chavo aprovechó que Ñoño estaba volteado para quitarle todos sus sándwiches. Pero Ñoño se da vuelta y empieza a sospechar hasta que lo descubre. Después, todos los niños vuelven a discutir y Doña Florinda llega y oye al Chavo diciéndole «Vieja Chancluda». Luego, empieza a darle un sermón, pero El Chavo no la escucha, ya que se estaba comiendo el pastel de cumpleaños de Quico (que lo trajo Doña Florinda). Entonces, le pide a Quico que se apure a apagar las velitas para que su fiesta terminara cuanto antes. Enseguida, Quico tuvo que pensar en tres deseos, el primero: pidió que en su próxima fiesta no viniera la Chilindrina. El segundo: que no viniera Ñoño. Y el tercero: que no viniera nadie, para que así el pastel sea para él se lo comiera solito. En eso, Doña Florinda aparece y le dice a Quico que debería pedir exactamente lo contrario: pedir que se les ablande el corazón para aprender a compartir sus cosas con La Chusma. Quico pidió lo que le dijo su madre, y sopló las velas. Al final, se ve al Chavo y a Don Ramón sentados en la escalera de la vecindad compartiendo comida juntos, como sándwiches y Coca Cola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *